Una montaña rusa de emociones

Vean las caras que pone este pendejo cuando el carrito de la montaña rusa se lanza al vacío. No hay nada como las primeras veces. Después, como pasa con casi todo, el nene se acostumbra y ya no es lo mismo. Pucha, qué video tan insignificante y cómo me hizo reflexionar.

2 comentarios:

  1. jajjaa excelente video y excelente refleccion!! :))

    ResponderEliminar
  2. jaja como sacaba la lenguita

    ResponderEliminar